Las prisas de Sánchez y Puigdemont para la amnistía. Advertencias del Consejo de Estado

Como es sabido, en la Proposición de Ley Orgánica de amnistía para la normalización institucional, política y social en Cataluña, presentada por el Grupo Parlamentario Socialista, se solicita que se tramite por el procedimiento de urgencia.

En la Memoria del Consejo de Estado del año 2022, publicada el 28 de noviembre de 2023, se hacen unas importantes reflexiones (páginas 127-138) sobre los dictámenes urgentes, que entiendo son perfectamente trasladables, mutatis mutandis, a la grave cuestión de la amnistía.

El Consejo de Estado da mucha importancia a esto de la urgencia, pues en la rueda de prensa de presentación de la Memoria, la consejera permanente, presidenta de la Sección Tercera y presidenta de la Ponencia Especial de la Memoria 2022 Paz Andrés Sáenz de Santa María, recalcó que la Memoria «insiste en la necesidad de que la urgencia se base en razones objetivas y justificadas. Y señala los inconvenientes de un recurso excesivo a la urgencia».

Puede leerse en la memoria del Consejo (páginas 137-138):

“6. Conclusiones

Del análisis sobre los dictámenes urgentes podemos extraer algunas conclusiones.

La primera de ellas sería que el procedimiento de elaboración de las disposiciones generales no es una carrera de obstáculos contra reloj sino una garantía del acierto y oportunidad de la disposición de que se trate.

Efectivamente, el desarrollo de dicho procedimiento debe estar presidido por una adecuada gestión del objetivo final: que el proyecto de disposición haya sido depurado de acuerdo con las exigencias legales y reglamentarias que le afecten dentro del plazo que exista para ello. El dictamen del Consejo de Estado representa la garantía última de que el proyecto ha sido contrastado y aquilatado en la forma ordenada para una disposición general.

De otro lado, un seguimiento atento del Plan Anual Normativo aprobado por el Gobierno permitiría una mucho más efectiva gestión de la tramitación de los proyectos de disposiciones generales.

Finalmente, es recomendable que la declaración de urgencia en la petición del dictamen sea objeto de una motivación individualizada, especialmente en los casos en que el procedimiento administrativo anterior ya había sido declarado urgente y, sobre todo, cuando la urgencia especial en la emisión del dictamen impide el pronunciamiento del Pleno del Consejo de Estado”.

Se puede intuir fácilmente que:

  • Se presenta la amnistía a través de una proposición de ley (elaborada por el Gobierno) para evitar los varapalos de los importantes dictámenes e informes de los órganos consultivos (Consejo General del Poder Judicial, Consejo Fiscal, Consejo de Estado)
  • No se motiva el por qué de la urgencia, mas allá de las exigencias del prófugo indecente de Waterloo y de los rufianes de turno.
  • El procedimiento de elaboración de esta disposición no es más que una carrera de obstáculos contra reloj, dando igual el acierto y oportunidad de la disposición.
  • Da igual que el proyecto de disposición no haya sido depurado de acuerdo con las exigencias legales y reglamentarias que le afecten dentro del plazo que exista para ello; pues la ley saldrá, sí o sí.